Karina Pahissa, nació en Argentina. Cursó sus estudios en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires. Se graduó con honores, siendo el mejor promedio de su camada.
Desempeñó la tarea de docente en las materias Diseño Arquitectónico III y IV,  y en Teoría de la Arquitectura, en la Cátedra  Scarone, desde 1990 a 1998.
Trabajó inicialmente en los estudios de sus profesores, Esteban Urdampilleta, y Alejandro Pulopulos. Luego armó su propio estudio, con diferentes arquitectos como asociados.
En 2002, ganó el Premio Bienal de Arquitectura, otorgado por la Sociedad Central de Arquitectos, y el Consejo Profesional de Arquitectura, por su Obra: Olivos Golf Club. A esta obra, Discovery Channel, la seleccionó para su ciclo ¨ Las mejores Casas de América¨, produciendo un documental para televisión, junto  obra de Oscar Niemeyer en Brasil, y de Matias Klotz en Chile.
Se le otorgó el Premio Clarín, al ser elegida como una de las  50 Mejores 0bras del Siglo XXI.
En el año 2010, ganó el Premio Obra Reciente 2010,  otorgado por la Sociedad Central de Arquitectos, por la obra Nuñez.
En el año 2012, esta obra fue seleccionada para la Bienal de Venecia, representando a  Argentina.
Actualmente ha formado el estudio Hoffmann-Pahissa, asociada al artista plástico Eduardo Hoffmann, involucrando y fusionando Arte y Arquitectura, en una producción conjunta.

Filosofía

“La arquitectura, nació seguramente en el mismo momento en que el hombre puso un techo sobre cuatro pilares, pero en realidad no ha existido verdaderamente, hasta que el hombre decidió su emplazamiento.

Es esta determinación, la que ha conferido a la arquitectura la verdadera razón de ser en el espacio. Y esto es tan cierto que, sin esa aceptación, se cae inmediatamente en lo abstracto que nada tiene que ver con con la arquitectura”. L. Kahn

Kahn nos habla de la arquitectura, no como un objeto en sí mismo, sino ligada profundamente a su sitio. Ligarla a la tierra, y hacerla indisoluble.

Nuestro primer desafío como arquitectos es descubrir el orden natural de lugar, la secuencia perfecta, enfocar el ojo en aquello que hay de especial. “Se es arquitecto de un solo lugar” ya que descubrir ese trasfondo profundo es tarea de una vida. Decidiendo la implantación de la obra y su estrategia, en un plano mayor.

Entendiendo fundamentalmente que se construye tanto con lo lleno como con lo vacío; por acción u omisión, por presencia o por ausencia.

Exaltar el vacío, el hueco, comprendiendo que lo llamamos vacío, también es construcción. En la obra “El patio para pensar” de Charles Moore, los edificios tenían valor en tanto y en cuanto definían este patio, el protagonista era el vacío.

Nuestras obras se caracterizan por ser parte del paisaje, son un instrumento para apropiarse de la naturaleza. Luthiens nos hablaba de la casa como umbral, como antesala del parque y donde el objeto construido no debe dominar, sino acompañar sabiamente la atmósfera del paisaje, que existía antes, y existirá después de la obra. Con el movimiento moderno, los muros, al liberarse de la función estructural, se transforman en la delgadas láminas de vidrio, permitiendo que el paisaje se incorpore a la perceptiva interior, y  que este se vuelva cambiante como la naturaleza y sus ciclos. Un continum espacial igualando exteriores e interiores en un abierto juego dialéctico, donde el vínculo deja de ser meramente contemplativo.

La rica idea de Promenade, de recorrido, de múltiples perspectivas, la fluencia espacial como una forma más dinámica de la arquitectura.

Aspiramos a la búsqueda de equilibrio como contrapunta entre la composición clásica y las virtudes de la arquitectura contemporánea. A ser rigurosos con el desarrollo del detalle y la sutileza.

Fusionar la arquitectura, las artes, la pintura, la escultura, el paisajismo para una producción conjunta, con un resultado diferente y hacia una instancia superadora.

Construimos un fragmento, pero que aspira más, que habla inmensidad,  contiene ADN. Aspiramos a crear espacios donde otro “tempo” es posible. No hay leyes que detallen las formas que ha de aparentar la belleza…

Nunca debemos olvidar que “La arquitectura es un hecho destinado a permanecer”…